miércoles, 24 de diciembre de 2008

Juan Curuchet: "Este premio es el último escalón"

-¿El Olimpia de Oro es el broche para un año espectacular?
-Sí, fue un año increíble. Y lo pudimos cerrar con una noche en la que pudimos encontrarnos con todos los deportistas de Argentina y con los que estuvimos en los Juegos Olímpicos.
-¿Qué se viene para el 2009?
-En el plano deportivo, tres meses de actividad. Y me voy a retirar en abril. Y después, la posibilidad de cumplir el sueño de poder trabajar en la provincia de Buenos Aires con los deportistas de alto rendimiento.
-Se comentaba que ibas a ayudar a Walter en la búsqueda de su compañero.
-Ahora eso pasa un poco por él, que es quien tiene que encontrarlo. De última, uno puede asesorarlo en la parte técnica o táctica, pero es él quien tiene que convivir con el corredor y el que tiene que encontrarlo.
-¿Entonces no vas a estar metido en el proceso de selección?
-No, porque tengo este ofrecimiento de poder trabajar en la provincia de Buenos Aires a nivel general. Es un cargo político, pero es un área de alto rendimiento, que es justamente lo que entiendo. Es un lugar donde podré hacer lo que por ahí a mí me faltó.
-¿De qué se trata concretamente el cargo?
-Es tener la posibilidad de estar con un deportista de alto rendimiento con el que podamos hablar el mismo idioma y a partir de allí ayudarlo a programar su carrera. Soy un testarudo y hasta que no logre que todos los atletas representen a la Argentina dignamente no voy a parar, porque yo sé que los recursos están, hay que saber cómo manejarlos.
-Sos un referente, un campeón, tenés el apoyo de la familia y sacás el libro (Juan Curuchet, sangre, sudor y oro, escrito por Marcelo Maller). ¿Ahora qué te falta?
-Me falta plantar un árbol (se ríe). Tengo hijos, un libro y me falta un árbol.
-¿Qué vas a extrañar después del retiro?
-Voy a seguir involucrado en el deporte, uno puede extrañar el roce con los deportistas, pero en mi nueva función lo voy a tener, no me va a hacer falta extrañarlo. Estoy contento con mi carrera y soy un ejemplo viviente de que se puede y que todo lo que uno se propone se puede lograr.
-¿Pensaste que podías ganar el Olimpia?
-Forma parte de un 2008 de muchos reconocimientos. Mi papá me decía que para llegar alto hay que subir por la escalera y no por el ascensor, y para mí este premio es el último escalón. Este Olimpia de Oro es lo que nos faltaba, y se nos da justo cuando estamos pasando un momento especial, compartiéndolo con los seres queridos. 

ENTREVISTA. El artículo "Este premio es el último escalón" fue publicado en el diario deportivo Olé en diciembre de 2008.