domingo, 12 de julio de 2009

El día que La Plata hizo la felicidad

El excéntrico Juan José Muñoz, ex presidente de Gimnasia y Esgrima de La Plata, confesó estar "tranquilo" de cara a la definición del torneo Apertura 2005 y remitió esa confianza al hecho de haber hablado un muchacho de barba. El Lobo buscaba (una vez más) su primer título en el profesionalismo y Boca Juniors era el gran rival a vencer en la carrera por la cima del certamen. "Hablé con Dios y me dijo que me quedara tranquilo", comentó Muñoz y le pidió, entusiasmado por el mandato divino, al técnico Pedro Troglio que "no se haga el vivo, porque primero tenemos que hacer mi estatua". Hoy, hasta el minuto 44 del segundo tiempo ante Rafaela, el hincha de Gimnasia tenía todo el derecho de convertirse al ateísmo.

El resultado final de aquel Apertura fue el segundo escalón. Dentro de la historia reciente, el club también llegó al subcampeonato en el Clausura de 1995 y repitió el logro en 1996 y el Apertura 98. Además, quedó atrás del primero en el Clausura 2002.

En 2003, la fiesta era tripera. Estudiantes ganaba 2 a 1 en el primer tiempo, pero en el complemento llegaron los goles de Sanguinetti (2), Enría y Sosa y el 4 a 2 quedó en la historia. Dio vuelta el clásico e hizo por primera vez cuatro goles en la cancha de Estudiantes. Fue el último choque platense que se vivió literalmente desde el tablón. Desde el torneo siguiente, todos los Gimnasia-Estudiantes pasaron a jugarse en el mal llamado estadio Único (que niega la presencia de las demás canchas existentes en la ciudad de las diagonales). Más acá en el tiempo, en septiembre del año pasado, la imagen, de repetida, ya aburría. Estudiante logró la quinta victoria consecutiva frente a GELP. En el medio, el Pincha le propinó a Gimnasia la mayor goleada de la historia: fue 7-0, en el Apertura 2006 que consagró a Pavone, Simeone y cía. en aquella final ante Boca. El título, esquivo para el buen cristiano de Muñoz, lo recibió el clan Verón.

Muñoz asumió en 2004. El 27 de noviembre se impuso en las elecciones del club con el 60,4 por ciento de los votos a la cabeza de la "Agru.Pasión por Gimnasia". Algunos socios lo proclamaron al compás de un cantito: "Vení, vení, cantá conmigo, que un amigo vas a encontrar, que de la mano de Jota Jota, todos la vuelta vamos a dar...". Él estaba sentado en el piso, porque no había sillas suficientes. Ganó en las 23 mesas habilitadas, pero recibió un pasivo cercano a los 20 millones de pesos; el legado de la administración de Héctor Domínguez. Entre los perdedores se encontraba el doctor Hugo Barros Schelotto, padre de los mellizos.

Su primer acto como presidente fue separar del plantel, por entonces dirigido por Carlos Ischia, a 14 futbolistas históricos. Enzo Noce, Choy González y Gustavo Barros Schelotto estaban en la lista. Cuando el Melli lo criticó, el bueno de Jota Jota le subió la apuesta: "Gustavo fue uno de los jugadores a los que le pesó tener que sacar campeón al club en 1995". Durísimo. Con el tiempo, su gestión también quedó marcada por el miedo escenico. La socia vitalicia Ofelia Wilhelm de Fernández estaba dentro de la lista vencedora. La hija es una tal Cristina. "La presidenta", le diría Sergio Massa. Muñoz la definió como una "apasionada" y ella, fanática de la táctica, le pidió, por entonces, ser parte del departamento de fútbol.

Para el público futbolero, la imagen del empresario platense se hizo conocida el día del bochornoso partido ante Boca del Apertura 2006. Gimnasia ganaba 1-0, pero según contó el por entonces vicepresidente de Boca, Pedro Pompilio, "el árbitro Giménez no salió a jugar el segundo tiempo porque el presidente de Gimnasia y un grupo de allegados entraron al vestuario y lo increparon". Al día siguiente se filtró la noticia que la barra del Lobo había ido a visitar a los jugadores antes de la reanudación del partido para dejarles en claro que había que perder sí o sí el partido con Boca, para no beneficiar a Estudiantes en la lucha por el título. Con el tiempo, el entonces bicampeón ganó 4-1.

En las elecciones de diciembre de 2007, Walter Gisande ganó las elecciones e intentó volver a las fuentes. El candidato de "Amor a Gimnasia" se impuso por sólo 16 votos a Gabriel Pellegrino de "Gimnasia Para Todos". Fue 1.821 a 1.805. Votaron 4.688 hinchas del Lobo, pero algunos medios platenses, cansados de la gestión anterior, hablaron de 4.687 más Muñoz. La elección fue histórica, con récord de votantes (más del 70 por ciento del padrón habilitado).

El ciclo de Guillermo Sanguinetti como DT duró desde finales de 2007 hasta la mitad del Apertura 08. En el Clausura 08, GELP terminó 17° y la derrota 3-1 ante Estudiantes en el Apertura fue el punto final, aunque después se le ganó a Godoy Cruz.

El 21 de junio de 2008 volvió e a jugar un partido oficial en el estadio del Bosque, ante Lanús. Y durante el receso invernal de 2008, se concretaron los regresos de Chirola Romero, Pampa Sosa, Mariano Messera y Teté González. Además, se cerraron las incorporaciones de Gastón Sessa (hincha confeso del club), Ariel Agüero, Patricio Graff, Franco Niell, Hugo Iriarte y René Lima. El "operativo retorno" tuvo a Leonardo Madelón como nuevo entrenador. La temporada 2008/09 terminó siendo muy buena, pero no alcanzó para zafar de la promoción, por culpa de los benditos promedios. Con 55 puntos, levantó los 36 y 40 de las temporadas anteriores, pero redondeó 1.149 y sólo quedó arriba de los descendidos (de forma directa) San Martín de Tucumán y Gimnasia de Jujuy.

El humilde Juan José Muñoz supo describirse alguna vez. "Si fuera político sería un estadista; como hombre de negocios soy un exitoso, y como dirigente soy un ganador", declaró. 

Estudiantes jugará el miércoles ante Cruzeiro, en Belo Horizonte, la final de la Copa Libertadores de América, mientras Gimnasia y Esgrima tenía que ir pensando en el largo trajinar por el desierto. A falta de un minuto para que termine el tiempo reglamentario, Franco Niell puso su cabeza y repitió el acto a los 45. La suerte, tan esquiva en los últimos tiempos, tapó el bosque y evitó el descenso, a 25 años del regreso a la máxima categoría. Muchos le agradecerán a estos jugadores que se besan la camiseta, que sienten los colores y que entendieron aquella bandera que les pedía que "jueguen como hinchas". El presente es de ellos. El pasado, se podría asegurar que no es gracias a Dios. 

NOTA. El artículo "El día que La Plata hizo la felicidad" fue publicado el 12 de julio de 2009 en canchallena.com.