domingo, 27 de noviembre de 2011

La luz solar, un enemigo silencioso en el estadio de La Cartuja

SEVILLA.- A las dos de la tarde comienza el segundo turno de entrenamientos de cada jornada, el mismo momento en el que la luz solar se mete por un resquicio de la tribuna oeste y afecta la visión de los tenistas, en una especie de juego de luz y sombra. El sábado, el que se vio afectado por la falta de un cobertor fue nada menos que Rafael Nadal, mientras que hoy le tocó a David Nalbandian y Juan Ignacio Chela, quienes se movieron en la cancha principal en la primera parte de la práctica.

El efecto que produce la luz solar se da porque, al ser un estadio de tenis dentro de un estadio de fútbol y, más allá del techo que levantaron para la final, cuando el sol se esconde detrás de la tribuna oeste del Olímpico de La Cartuja, la luz encuentra un resquicio entre el techo del estadio y el techo del court.

"Habrá que esperar que se solucione pronto o ver que dice el árbitro cuando llegue", deslizan desde el entorno del equipo argentino. Por lo pronto, el arribo del árbitro se dará en las primeras horas de mañana, según le confiaron a canchallena.com . La preocupación de españoles y argentinos tiene un objetivo en común: el sol pega sobre sólo un sector del polvo de ladrillo sevillano a las dos de la tarde, la misma hora de inicio de la serie final el próximo viernes.

EL VIDEO DEL ENTRENAMIENTO NALBANDIAN-CHELA, ENTRE LA LUZ Y LA SOMBRA
 

NOTA. El artículo "La luz solar, un enemigo silencioso en el estadio de La Cartuja" fue publicado en canchallena.com el 27 de noviembre de 2011.