lunes, 13 de mayo de 2013

Apuntes | Periodismo digital y cambio de paradigma

Cada golpe de talento digital ha ido minando los cimientos del periodismo. Los económicos (de modelo de negocios), pero también los de la propia sustancia del oficio. Google nos ayudó a todos hace ya más de 10 años a aprender a encontrar, pero también le robó a la prensa una buena parte de su publicidad. Blogger puso al servicio de cualquiera la oportunidad de publicar gratis y sin tener conocimientos técnicos. Facebook o Twitter nos han abierto al mundo de la inmediatez, la conversación y la prescripción social. Son sólo algunos ejemplos, hay muchos más, que ilustran cómo periódicos y periodistas hemos ido siendo desplazados de la centralidad que ocupábamos por una tecnología que en la mayor parte de las ocasiones no ha nacido del poder de grandes empresas, sino del talento y el empuje individual. Es un cambio absoluto de paradigma ante el que los propietarios y estrategas de los medios nunca supieron reaccionar. Aún hoy siguen sin entender las nuevas reglas y entierran dinero y futuro adoptando soluciones convencionales.
Lo que ocurre es que ahora las vergüenzas del periodismo son más públicas, más escandalosas, porque estamos en la era del control social de la información. Los lectores, los ciudadanos, se expresan y critican en las redes sociales, pueden hacer (y lo hacen) un control directo e intensivo de nuestro trabajo. Y tenemos que asumirlo no como una agresión sino como una oportunidad de mejorar. Hemos pasado en muy poco tiempo del periodista que vigilaba al poder al periodista que es vigilado por la gente.
Hay que encarar con valentía y sin arrogancia la nueva dimensión de nuestro negocio. Para sobrevivir y volver a ser grandes quizás debamos por un tiempo aceptar ser un poco más pequeños.
Gumersindo Lafuente. “¿Cómo hemos llegado hasta aquí?”. Cuadernos de comunicación Evoca. 7. El futuro del periodismo. Madrid, España, 2012.