miércoles, 29 de mayo de 2013

¿Quién es el empresario ruso que sacudió el mercado de pases europeo?


Dmitry Evgenevich Rybolovlev. 46 años, con recursos de la venta de fertilizantes, nacido en Moscú, Rusia, con estudios en el Perm Medical Institute, separado y con dos hijos. El perfil de la revista Forbes no dice mucho más y sólo se dedica a contar sus millones de dólares. Y de cómo los gastó (o los disfruta). "Le compró la mansión a Donald Trump en Palm Beach, se hizo con el departamento en Manhattan del ex presidente del Citibank, pagó 300 millones por un penthouse en Mónaco, le compró a Will Smith su casa en Hawaii" y siguen las firmas, que incluyen el Banco de Chipre y dinero fresco gracias a las privatizaciones en su país. Recién en el último renglón aparece el motivo de su fama: es el dueño de Mónaco (tiene el 66 por ciento), el equipo del Principado que volvió a la Ligue-1 y rompió el mercado de pases de Europa con las llegadas de James Rodríguez, Moutinho y Ricardo Carvalho. Por los dos del Porto, gastó 70 millones, mientras que el defensor de Real Madrid llegó libre. Pero eso no es todo: le apunta a Víctor Valdés, Radamel Falcao, Coentrao y Carlos Tevez.

Rybolovlev invierte su dinero en el fútbol, en bienes raíces y en tierras. Pero tierras más extensas que las que cualquier mortal podría comprar. Entre su patrimonio aparece la isla Skorpios, que era propiedad de Aristóteles Onassis. Nombre repetido en la lista de Forbes , está entre las fortunas más grandes de Rusia y ya provocó una revolución en Francia, tras el ascenso de Mónaco.

Un regreso a Primera que se podría definir en los escritorios. ¿Por qué? La Liga de Futbol Profesional francesa (LFP) y la Federación Francesa de Futbol (FFF) exigen a Mónaco instalarse en suelo francés o una indemnización de 200 millones de euros para ser aceptados en la Ligue-1, con el objetivo de atenuar las ventajas fiscales de las que goza en el Principado. Mónaco consideró "inaceptable" esta decisión y anunció que llevará el caso a los tribunales "para obtener un arreglo judicial del litigio". El club exigirá que se anule la decisión de la LFP de marzo pasado, que le obliga a instalarse en Francia y una indemnización económica por "las pérdidas financieras y comerciales sufridas".

En el origen del conflicto está la "competencia desleal" que según los clubes franceses ejerce Mónaco gracias a su particular régimen fiscal. El club del Principado paga menos impuestos, por lo que puede proponer salarios más elevados a los jugadores, lo que le permite hacerse más fácilmente con estrellas. Montecarlo es un paraíso fiscal en el que no se paga el impuesto de sociedades. En 1963, por un convenio fiscal, los jugadores franceses del club pagan sus impuestos en Francia, eso sí, con un descuento de sus cargas sociales de un 20% respecto a los que juegan en Francia. Pero en virtud de una ordenanza real de 1969, los futbolistas europeos del club quedaron exentos de impuestos, lo que resulta muy conveniente, sobre todo desde que, en 1995, la Ley Bosman suprimió el cupo de europeos en todo el fútbol del Viejo Continente.

Rybolovlev sabe que ese contexto juega a favor y lo utiliza para firmar cheques en blanco, como el que le ofreció a José Mourinho antes de que llegue Claudio Ranieri, el actual DT. Eso de cumplir las reglas no es lo suyo. O al menos es un tema que no le interesa demasiado a uno de los hombres más ricos del mundo y que supo estar detenido, acusado de ser el autor intelectual del asesinato de un accionista de su empresa, que se negaba a privatizar parte de sus acciones. Finalmente, tras 11 meses en prisión, quedó en libertad por falta de pruebas.

Moutinho, Carvalho, James Rodríguez, Falcao, Tevez, Valdés. El sueño ruso no se termina ahí. El objetivo, gracias a su billetera, es el de poder competir mano a mano con los qataríes que manejan PSG, en un un juego de poder entre París y Mónaco. Como para aportarle un poco de glamour al siempre poco valorado torneo francés. El equipo, con Ranieri en el banco, ya cuenta con el argentino Lucas Ocampos, que llegó el año pasado, procedente de River y con el rótulo de pichón de crack.

Mónaco estuvo dos años en la Ligue-2, pero el ascenso se logró cuando llegaron los euros frescos y el empresario ruso pudo armar el plantel que quería. El equipo, que supo ser subcampeón de la Champions 2004, jamás llena el Stade Louis II. El fútbol no es la prioridad para el público que vive en el Principado. Afuera, siempre lo reconocieron más por los grandes futbolistas que vistieron su camiseta que por sus logros. Así y todo, la vida monaguesca, y el mote de "paraíso fiscal", suele tentar a deportistas y empresarios. Y el fútbol no podía ser la excepción.

PERFILES. El artículo "¿Quién es el empresario ruso que sacudió el mercado de pases europeo?" fue publicado en canchallena.com el 29 de mayo de 2013.