miércoles, 31 de julio de 2013

Tras las deudas y las apuestas, se forja el renacimiento del Calcio

Gonzalo Higuaín tenía todo listo para marcharse a Highbury. Las libras londinenses y el alto nivel que mantiene la Premier League en los últimos tiempos eran más que una tentación para el delantero que dejó una marca de 121 goles oficiales con la camiseta de Real Madrid. Pero el acuerdo con Arsenal nunca se dio, Florentino Pérez no dio el brazo a torcer y Pipita, relegado y con el sentimiento a flor de piel de 'fin de ciclo', tuvo que jugar en el debut de Carlo Ancelotti en el banco e hizo uno de los tantos en el 6-0 amistoso ante el humilde Bournemouth. Fue su 'hasta luego'. Lo esperaban 200 tifosi con los brazos abiertos en Italia y un portafolio con millones euros, propiedad del productor de cine Aurelio de Laurentiis.

Anteojos negros, camisa a rayas y una bufanda celeste. Así se presentó Pipita y así desató la locura de quienes se juntaron para recibirlo en el aeropuerto. Napoli, el equipo que nuestro país es sinónimo de Diego Maradona, vuelve a creer. Y el Calcio, golpeado tras el Calciopoli 2006 que decretó el descenso de Juventus, tiene su propio renacimiento. "Toh tornano i top", puso en tapa La Gazzetta dello Sport el jueves pasado. Y al regreso a la elite del mercado de pases le agregaron los nombres de Carlos Tevez (Juventus), Mario Gómez (Fiorentina), Fernando Llorente (Juventus) y el holandés Kevin Strootman (Roma). Higuaín no caminará solo por los campos italianos.

"Se invirtió la tendencia", se vanaglorian. Futbolistas con pasado, presente y proyección vuelven a ser parte del Calcio, como hace una década, cuando jugadores como Hernán Crespo rompían el mercado interno con traspasos históricos (Parma-Lazio, por 51 M de euros) o compartían cancha las figuritas más difíciles de los cinco continentes. Muchos abrazados a las puertas que abrió la Ley Bosman. El Calcio, destino de glorias como Maradona, Platini, Gullit o Van Basten en los 80, era el lugar preferido por las figuras más cotizadas de los 90. Hasta que la burbuja y los escándalos dijeron basta. Y en Italia prefirieron dedicarse a ver cómo crecía la Liga de las Estrellas, made in España, o cómo marchaba sobre ruedas la tradición inglesa en la Premier League. En el medio, el título del mundo de Italia en 2006 o la triple corona del Inter de Mourinho no lograron revitalizar un torneo que estaba cada vez más lejos de los 'first-class'.

Quiebras, descensos, arreglos de partidos, apuestas, filtraciones sobre doping. El cocktail fue fatal y el público lo hizo sentir: el promedio de espectadores pasó de no bajar de 30 mil hasta 2001 (pico de 35 mil en 1992) hasta el piso de 18 mil en 2007, con un repunte hasta la actualidad que "toca" los 25 mil. Los cracks del pasado le dieron lugar a jugadores que en otras épocas ni hubiesen pisado la Serie A. Y los clubes se dedicaron a ahorrar hasta el último centavo. Hasta que apareció una nueva camada de inversores y todo empezó a cambiar. "El Sheikh" De Laurentiis tomó la rienda en Nápoles, Diego Della Valle hizo lo suyo en Fiorentina y Andrea Agnelli se hizo cargo de la reconstrucción de la Juve.

Para la próxima temporada, en Nápoli ya aterrizó Higuaín (37 M de euros), pero también se sumaron José María Callejón (9.6 M), Pepe Reina (libre de Liverpool), Raúl Albiol (12 M), Rafael (6 M, de Santos) y el DT Rafa Benítez. El hombre que supo ponerle una cabeza de león al volante suizo Gokhan Inler en su presentación prometió inversiones por 110 millones y va por más ante la salida de Edinson Cavani a PSG por casi 60 M. "Sólo piensa en el dinero", fue la 'simpática' despedida que De Laurentiis le hizo al uruguayo. Suele hacer declaraciones de ese calibre. Como cuando anunció a Benítez: "Me regalé a este entrenador para mi cumpleaños".

A la Juve, último campeón, con nuevo estadio y con la mancha del descenso en 2006 en el olvido, llegaron Carlos Tevez (Manchester City) y Fernando Llorente (Athletic de Bilbao), dos delanteros que serían la envidia de cualquier equipo grande del Viejo Continente. La Vecchia Signora crece en la cancha y fuera de ella. En la última temporada, además de haber conseguido el título, alcanzó un aumento de sus ingresos del 27% y sueña con un próximo balance con superávit. El equipo cuenta con figuras como Gianluigi Buffon, el joven francés Paul Pogba o Andrea Pirlo.

Fiorentina tendrá a Mario Gómez y a Joaquín (ex Málaga) y Roma contará con el volante holandés Kevin Strootman (PSV), a quien ya le pusieron el sello de "nuevo Van Bommel". El gran déficit aparece en la capital y en Milán. Ni Lazio, ni Milan (en enero trajo a Mario Balotelli), ni Inter pudieron hacer buenos negocios durante julio y ahora resta esperar qué movimientos podrán realizar de cara al cierre del libro de pases. Entre nuestros compatriotas, Lazio le dio la oportunidad de mostrarse fuera de Bélgica a Lucas Biglia (Anderlecht), Catania sigue sumando argentinos con los arribos de Sebastián Leto, Federico Freire (Vélez) y Fabián Monzón (Lyon), Inter se reconstruye y se llevó a la revelación del torneo Mauro Icardi (Sampdoria) y a otro grupo argentino liderado por Hugo Campagnaro, y Hellas Verona, que apuesta a los goles de un ya experimentado Luca Toni, equilibró con la juventud de Ezequiel Cirigliano (préstamo, de River).

Los fríos números arrojan que los clubes ya gastaron el 60% de lo que se gastó en toda la temporada pasada. Y todavía falta un mes de mercado de verano y el mercado de invierno. Por ahora, el Calcio puso sobre la mesa 317 M de euros, según datos de TransferMarkt y la inversión sigue en aumento.

Todavía lejos de su época dorada, pero cada vez más cerca de recuperar el terreno perdido, la Serie A empieza a dar señales de recuperación. Atrás de España, Inglaterra y una Bundesliga cada vez más fuerte, cuenta con materia prima (futbolistas, tifosis e historia) para ir avanzando paso a paso. Mientras, una nueva ola de futbolistas de elite vuelve a tocar sus costas y en Italia saben que no pueden dejar pasar esta oportunidad.

NOTA. El artículo "Tras las deudas y las apuestas, se forja el renacimiento del Calcio" fue publicado en canchallena.com el 31 de julio de 2012.