lunes, 9 de septiembre de 2013

Juegos Olímpicos Tokio 2020, notas recomendadas


Buenos Aires se transformó en el centro del mundo. La 125° Asamblea del Comité Olímpico Internacional (COI) lo hizo posible. Con los ojos del mundo posándose sobre la ciudad, nuestra ciudad, para saber qué ciudad era la elegida para organizar los Juegos Olímpicos de 2020. Aunque parezca tan lejano, todo se tiene que seleccionar con tiempo, ya que los plazos para la construcción de estadios y sedes así lo requieren. Con Rio de Janeiro 2016 a la espera, las ciudades candidatas para 2020 fueron tres. O, al menos, tres fueron las finalistas: Madrid, Tokio y Estambul. 

Una portada que, según informes de la prensa, le jugó una mala pasada | El Mundo 4-sept-2013
En la previa, los japoneses siempre fueron favoritos. Lo marcaban los especialistas y quedaba expuesto en el sinfín de casas de apuestas que existen: Tokio pagaba poco y nada, mientras que Madrid -con dos presentaciones fallidas en su bolsillo- y Estambul corrían de atrás. Y el favoritismo no falló, para alegría de los nipones y para tristreza de un Madrid que veía, una vez más, como se le escurría la sede olímpica entre las manos. Una insistencia que tuvo manchas que el COI parece no haberle perdonado: una economía endeble, con una promesa de recuperación que no llega, el doping, la política y una portada del diario El Mundo del miércoles 4 de septiembre que ya quedó en la historia del periodismo y del olimpismo. "50 de los 98 miembros del COI han prometido votar a Madrid", rezó en primera plana.

Notas recomendadas:

- Dinero asiático y desastre reconvertido en épica, por Ezequiel Fernández Moores
El mítico Made in Japan funcionó como garantía y el desastre de Fukushima, lejos de convocar temores, fue reconvertido en épica. La antorcha de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, tal vez, será encendida por algún niño sobreviviente de la explosión en la planta nuclear de marzo de 2011. Así lo hizo en Tokio 64 el joven atleta Yoshinori Sakai, nacido el 6 de agosto de 1945 en Hiroshima, el mismo día que su ciudad fue destruida por una bomba atómica que mató a 140.000 personas. Lo apodaron "Baby Hiroshima".