jueves, 11 de diciembre de 2014

River mudó la fiesta del Monumental al Obelisco y tiñó la madrugada de rojo y blanco


Avenida Lugones, autopista Illia, avenida 9 de Julio. El hincha de River volvió a hacer el camino que parecía haber olvidado en los últimos años, pero del que retomó la costumbre en un 2014 con festejos locales (campeón torneo Final) e internacionales (Copa Sudamericana).

Minutos después del desahogo en el Monumental, la vuelta olímpica y los fuegos artificiales, la marea roja y blanca cambió el escenario de la fiesta y se mudó al centro de la ciudad. "Zona Obelisco, cerrada al tránsito", se podía leer en los carteles de la avenida 9 de Julio. Aunque pocos automovilistas decidieron desviarse. La mayoría, con el claro objetivo de ser parte del festejo, prefirió hacer caso omiso al aviso. Fue una madrugada eterna. Se escuchó el clásico "Dale campeón", pero también sonaron los hits contra Boca, el clásico rival eliminado en semifinales. En el Obelisco y en varios puntos del país flamearon banderas de River y se hicieron sentir las bocinas hasta altas horas de la noche.

NOTA. El artículo "River mudó la fiesta del Monumental al Obelisco y tiñó la madrugada de rojo y blanco" fue publicado en canchallena.com el 11 de diciembre de 2014.