¡Bienvenidos!

Javier Saul

Periodismo Proyectos digitales Consultoría

martes, 19 de julio de 2016

Olarticoechea: "No voy a poner excusas por lo que pasó"


No hubo tiempo para el sistema de acción y reacción que solía aplicar la vieja guardia de la AFA. No apareció un Passarella para calmar la tropa de Basile, ni un Bielsa para revolucionar lo que dejó Passarella. No hubo tiempo para buscarle un sucesor a Gerardo Martino. Ni una alternativa para el balance. Ni para el contraste. “Estaba en el supermercado porque tenía una cena con amigos en casa. Pasaba los productos en la caja y llegó el momento de la lechuga. La etiqueta decía chuleta. Sonó el teléfono y me dijeron que iba a tener novedades. Salí corriendo, pedí que corrijan el ticket en la verdulería y volví. El llamado era para asumir en la selección”. El relato de Julio Olarticoechea resulta curioso, pero también expone la desprolijidad reinante, el caos. En cuestión de meses, pasó de ser el entrenador de la selección femenina a ser una rueda de auxilio para la Sub 20 masculina y de ahí a dar el salto a la selección olímpica. Cuando estaba por tomar un avión al torneo juvenil de L’Alcudia, tuvo que cambiar los pasajes, apuntar a Río de Janeiro y dar la cara a la hora de presentar la lista de 18 convocados para los Juegos Olímpicos. La nómina que parecía imposible.

“Por suerte, los dirigentes y los técnicos entendieron que tenían que ceder a los jugadores. Que esto es la selección argentina y hubiese quedado muy feo. Cuando dije que era capaz de irme con 14 lo hice en chiste... Por suerte vamos con todos”, avisa. Y respira tranquilo. A 14 días del debut ante Portugal, en el estadio Olímpico de Río, dice que ahora “no hay excusas” y que le tiene confianza al plantel que se terminó conformando, entre negociaciones y arribos a último momento.
El último manotazo se dio hace una semana, cuando intercambió mensajes con Javier Mascherano –doble campeón olímpico– para consultarle si quería sumarse al equipo, pero el pedido se terminó frustrando por la negativa de Barcelona. Así lo revela en una entrevista con la nacion en la que entiende que la concentración sea en la Villa Olímpica –una opción forzada por el estado económico de AFA–, habla del espíritu olímpico que quiere inculcarle al plantel y da señales de cuál sería su once ideal.

-Más allá de que en un principio no era la opción elegida por la AFA, ¿valorás la estadía en la Villa Olímpica?
-Es importantísimo estar en la Villa porque ahí los jugadores van a convivir con figuras mundiales de diferentes deportes. Es una experiencia que quizás no vuelvan a tener. Y de entrada me pareció interesante estar ahí. En la Villa se comparten momentos de gloria, de tristeza, de apoyo. Momentos que son únicos e irrepetibles. Es deporte, no es la vida o la muerte. El deporte te da revancha. Y es un lindo mensaje para todos. En nuestro caso, sirve para un grupo de muchachos jóvenes que tienen toda una carrera por recorrer.
-Un espíritu olímpico que va de la mano de la idea de convencimiento y orden interno que planteaste desde el primer momento...
-Recalco que van a ver a otros atletas increíbles. Algunos van a estar comiendo al lado nuestro como si nada. Recuerdo una frase de un preparador físico que tuve en Racing: “Muchachos, hay que desandar el camino muchas veces. Volver para atrás y ver cómo éramos 10 o 15 años atrás. Las ilusiones que teníamos, los sueño. Y qué ver cómo estás hoy, para no olvidarse de las raíces”.
-En tu caso, vale la pena ir sólo dos semanas atrás. ¿Cómo tomaste el llamado para ser el entrenador de la selección?
-Fue una sorpresa. Pero jamás dudé a la hora de aceptar. Es un hermoso desafío que creo que llega hasta ahí, hasta Río. Muchos pensarán en la mayor. Yo no pienso en eso. Pienso en hacer un buen campeonato en los Juegos y después el destino dirá dónde quedaré. Si quedo en la AFA, si me voy. Pero acá tiene que venir un cuerpo técnico súper-profesional para lograr un objetivo que no es nada fácil.
-Ya con una semana de entrenamientos y el plantel definido, ¿cómo ves al grupo?
-Lo veo bien. Quizás va a faltar algo de tiempo para algunos trabajos específicos, pero no voy a poner a Cuesta de N° 9. Los chicos van a jugar en sus puestos. Después, lo complicado puede ser que el equipo se haga muy largo o que pierda el equilibrio. Vamos a ajustar eso. Tenemos gente muy ofensiva y voy a trabajar en ese equilibrio. Pero lo importante para un técnico es tener jugadores que te den variantes y acá los tengo.
-¿Hay un equipo en tu cabeza?
-Tengo sólo una duda en el medio. El equipo está en mi cabeza, pero la duda la voy a resolver en estos días, con la convivencia. La duda está entre Martínez, Romero y Lo Celso. La idea es parar un esquema 4-3-2-1 y cuento con jugadores que –por sus características– no van a tener problema de tirarse atrás para usar los espacios. Son agresivos en el mano a mano, pero van a tener que juntarse con los medios para jugar.
-¿Algunos nombres definidos?
-Angel Correa, Manuel Lanzini, Jonathan Calleri. El 9 titular va a ser Calleri. Me gusta jugar con un referente de área como él.
-Repasando los Juegos de 2004 y 2008 no aparecen los Messi, Riquelme, Mascherano, Tevez. Mucho tuvieron que ver las negativas de los clubes. ¿Hacés esa comparación?
-Sí, sé que no están esos nombres, pero tengo variantes para lo que quiero hacer. Y creo que tengo buenos jugadores. Después... es fútbol. Se puede ganar o perder. Pero los voy a mentalizar que cada partido va a ser una final. Los quiero convencer sin verso. Son pocos partidos, pero se juegan seguidos y todos van a tener posibilidades de jugar.
-¿Hay que dejar atrás los problemas y poner la cabeza en Río?
-Es así. Por ejemplo, cuando los jugadores tienen problemas económicos en sus clubes, después se olvidan de la plata a la hora de salir a jugar. No es bueno tener problemas, pero acá hay que mentalizarse que el objetivo es uno. Y estamos todos metidos en ese objetivo. Lo que pasó no nos tiene que traer líos en la cabeza.
-Decís que no habrá tiempo para las excusas…
-Estamos frente a un lindo desafío. Fuimos trabajando en Ezeiza con los futbolistas que teníamos y ahora vamos a buscar el equilibrio sumando entrenamientos. No voy a poner excusas por lo que pasó en la cuestión organizativa, ni hablar mal de un árbitro. Estoy confiado y voy a convencer a los jugadores de dar un poco más. Vamos a ir por esos sueños que teníamos de chicos.

Escribo en lugares.

0 comentarios:

Publicar un comentario

JAVIER SAUL
@dr_javi
Buenos Aires, Argentina

ENVIAR UN MENSAJE