Booking.com

La Argentina, en Brasilia: política, presiones y el Rubicón

Cartel de "Volta Dilma" en Brasilia

BRASILIA.- El clima festivo de Río de Janeiro quedó a un lado. Poco hay en Brasilia de la Cidade Maravilhosa, que parece sitiada por los Juegos Olímpicos . El ambiente que se respira es otro y se palpa en los alrededores del estadio Mané Garrincha. Acá abundan los ministerios y las embajadas. Escasean los espacios verdes, todos hablan del impeachment a Dilma Rousseff y pocos saben que esta tarde, desde las 13, la Argentina saldrá al campo de juego con la obligación de vencer a Honduras si quiere seguir el recorrido en Río 2016.

Las paredes y los postes de luz hablan por sí solos. Las menciones a los Juegos se cuentan con los dedos de una mano y recién se potencian a unos 500 metros del escenario donde la selección dirigida por Julio Olarticoechea pondrá en juego su continuidad en el certamen. Los carteles marcan parte de la grieta en la que está inmersa la sociedad brasileña. Los hay de los que piden "Fuera Temer" y "Volvé Dilma", pero también están los de "¡Chau querida!, Impeachment, ya". La política se mete de lleno en la sede del gobierno federal y patea al deporte hacia un costado.

Con Portugal ya clasificado a los cuartos de final, argentinos y hondureños se jugarán el pase en lo que promete ser una caldera. No porque se completen los 72 mil asientos, sino porque se espera una máxima de 33 grados a la hora del encuentro. Un horario que le puso los pelos de punta a ambas delegaciones.

La Argentina y Honduras llegan a la última fecha con igualdad de puntos, pero la balanza se inclina para los hondureños en los goles: la ventaja de tener diferencia cero, contra un -1 albiceleste. Portugal, por su parte, tiene prácticamente asegurado el primer puesto en el Grupo D, con seis unidades y una diferencia de +3. Sólo una derrota por goleada ante Argelia -perdió los dos partidos- podría complicar sus posibilidades de terminar en lo más alto de la tabla de posiciones.

Sin Víctor Cuesta, expulsado ante los argelinos, el Vasco metió mano en la última línea y en la práctica de ayer por la tarde, en el complejo de Bezerrao, incluyó a Leandro Vega, el defensor zurdo de River. Por lo que habrá una sola modificación respecto a la estructura que se impuso por 2-1, el domingo pasado, en el estadio Olímpico de Río de Janeiro. En el ataque mantienen sus lugares Cristian Pavón, Giovani Lo Celso, Ángel Correa y Jonathan Calleri; los dos últimos volvieron a contar con oportunidades frente a los africanos y, con goles, lograron liberarse, pero necesitan afinar la puntería para sellar el pasaporte esta tarde.

Tras los oros conseguidos en Atenas 2004 y Pekín 2008, la selección olímpica se enfrenta a una prueba de carácter si quiere dejar atrás la etapa de grupos e iniciar el camino de los mata-mata hacia una medalla. Es que comenzó perdiendo ante Portugal 2-0, pero luego reaccionó ante Argelia. "Siempre hay que dar un plus y ahora vamos a tener que dar dos", dijo Olarticoechea. Y trajo el recuerdo de la Copa del Mundo de 1990, en Italia, de la que fue parte: "Muchas veces pasa. Aquella vez nos sucedió que perdimos el primer partido [1-0 ante Camerún, en el juego inaugural del Mundial] y después teníamos que ganarles a todos. La selección no te da revancha: te dan la camiseta y tenés un partido para demostrar que sos de selección. Ya lo dijo Bilardo. Y ahora no nos queda otra que demostrar".

El escenario en donde se cruzó el Rubicón


El sábado 5 de julio de 2014, a las 14.52 de esta ciudad, la selección selló la clasificación a las semifinales del Mundial e hizo historia. Tras el 1-0 sobre Bélgica en el estadio Mané Garrincha, la Argentina cortó una racha negativa que llevaba 24 años y logró el objetivo de disputar siete partidos en una Copa del Mundo. "Cruzamos el Rubicón", lanzó el DT Alejandro Sabella, tras el encuentro y dejó una frase para la posteridad.Esta tarde, desde las 13, la selección olímpica deberá vencer a Honduras para lograr la clasificación a cuartos de final. No le sirve otro resultado. El árbitro será el español Antonio Mateu Lahoz, un valenciano, de 39 años, que tuvo su momento mediático en abril, cuando expulsó a Diego Simeone, porque el Cholo hizo lanzar una pelota desde el banco de suplentes de Atlético de Madrid; como no pudo identificar al lanzador, el castigo recayó sobre el técnico.

De la programación a la caldera del Mané Garrincha


Si en algo coinciden los entrenadores Julio Olarticoechea y Jorge Luis Pinto es que la organización de este partido tuvo varios puntos que condicionaron la preparación, y podrían sentirse a la hora de salir a la cancha. Primero, por el viaje desde Río de Janeiro, a las 7, de anteayer, afectó el descanso, después de los compromisos del domingo a la tarde. Más tarde, con la programación para las 13, en una ciudad donde se anuncia una jornada en que la temperatura trepará hasta los 33 grados. El Mané Garrincha será una caldera. "Es imposible jugar a esa hora, es una locura", dijo el Vasco. Y se sumaron las palabras de Pinto: "Es absurdo el horario, no cabe en la cabeza de nadie. Y ni pienso si Honduras puede estar acostumbrado, porque esto no es práctico".
La Argentina, en Brasilia: política, presiones y el Rubicón La Argentina, en Brasilia: política, presiones y el Rubicón Reviewed by Javier Saul on 14:37 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.