Booking.com

Neymar se pone la camiseta de redentor


RIO DE JANEIRO.- Brasil pasó del lamento al entusiasmo. De las críticas a la ilusión. La montaña rusa de sensaciones lleva apenas 15 días. Ya pocos recuerdan el debut sin goles ante Sudáfrica o las chances desperdiciadas ante Irak, selecciones que no tendrían que haber supuesto tamaña frustración. Las chances de conseguir el oro olímpico cambiaron la percepción. Neymar ya no es la figura a la que abuchean. Neymar es "El Redentor."

El tabloide O Globo Olímpico, de distribución gratuita en la Villa Olímpica, pone en tapa el "Nos vamos a ver de nuevo" y habla de un "clásico moderno" en sus páginas interiores. "La revancha", titula O Estado de Sao Paulo. Zero Hora va un poco más allá: "Llega el fantasma, el rival del partido fatídico". Para Correio Braziliense, "no hay revancha del 7-1, pero un triunfo valdrá su peso en oro". En Brasil todos hablan de Neymar, pero también de Alemania.

Más allá de que en Río se ilusionaban con un cruce entre argentinos y brasileños en el Maracaná, la final del fútbol masculino parece armada a medida de la sed de revancha local. Mañana, desde las 17.30, la selección verdeamarelha buscará conseguir el título que le falta ante Alemania. Morbo asegurado. Y aunque la revancha parece mínima, en comparación con la semifinal de una Copa del Mundo, el foco está puesto en dar un salto de página y sentar las bases de una resurrección del fútbol brasileño. Será en el Maracaná, ante su gente, y frente al rival que le asestó uno de los golpes más duros de su rica historia.

Neymar no habla con la prensa. Sus gestos en la zona mixta tras el 6-0 a Honduras en la semifinal hablaron por él. Se lo vio entre enojado e irónico. Como si su respuesta estuviese guardada para el momento de la consagración, con el oro inédito en el pecho. No olvida planteos en la antesala de los Juegos Olímpicos. Y más allá de su magnetismo de estrella de rock, ahora prefiere el silencio. "Tienen que empezar a ver lo que hago en la cancha. Mis cosas personales, el tiempo que estoy afuera, es privado", respondió una semana antes de Río 2016, cuando le marcaron cierta afición a la noche. Después, le llovieron las críticas por sus actuaciones. Y ahí ya se rompió todo contacto con los medios.

"Brasil no está muerto", señala el entrenador Rogerio Micale. "Todavía no hemos ganado nada, pero tenemos un gran grupo de jugadores. Tenemos una generación que responde. Neymar está por encima de la media, pero aparecen los Marquinhos, Rodrigo Caio, Renato Augusto, Rafinha, Walace. Nuestra idea es atacar con once y defender con once y ahí radica el secreto de este equipo", agrega. Y en ese esquema es donde Neymar aparece suelto, moviéndose como un enganche que no sólo encara, sino que también asiste con pases filtrados entre los centrales rivales. Jesus, Gabriel Barbosa ("Gabigol") y Luan son los responsables de dar la puntada final.

A dos años de la frustración mundial, Brasil se encuentra de cara a una nueva oportunidad de consagrarse como local. El triunfo aparece como el comienzo de una nueva etapa. Aunque el golpe germano sumaría un nuevo capítulo a la pesadilla. "Tenemos que aprender que en el fútbol las cosas no pueden cambiar de una semana a la otra. Sabemos que hay presión, que nos interesa la medalla de oro y que estamos jugando un fútbol que tiene calidad, pero también entrega", dice Micale. Y remata: "Contamos con esa mentalidad y con un monstruo como Neymar. Ahí está la razón de nuestra esperanza. De saber que este sueño puede terminar de la mejor manera".

Publicado el 19 de agosto de 2016 en LA NACION
Neymar se pone la camiseta de redentor Neymar se pone la camiseta de redentor Reviewed by Javier Saul on 20:44 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.