Sobrevivir a Messi: esa es la cuestión


CORDOBA.- No alcanzaron ni las entradas a mitad de precio, ni las ofertas de última de hora, ni los tickets compensatorios, ni las puertas abiertas para los menores de 12 años. La selección empezó a despedirse del año mundialista en un entorno cercano a la indiferencia, en medio de un Boca-River que se lleva todos los flashes y con un duelo ante México sin mucho más en juego que la copa de un sponsor en común. Sin Lionel Messi, al que muchos extrañan y otros tantos prefieren lejos, habrá que acostumbrarse a una especie de hot-sale. Algo así como jugar al fútbol en medio de la temporada de rebajas

El paso por suelo cordobés es apenas una muestra de lo que transmite una selección atada a la incógnita sobre el futuro del entrenador. Más allá de los colores y de algunos nombres propios, la renovación impulsada tras el Mundial deberá chocarse una y otra vez con el estigma de ser justamente eso: una transición en la que cambian los apellidos partido a partido y donde cada amistoso resulta más un compromiso para sumar rodaje y ampliar la base de futbolistas que una puesta a punto.

Mucho del magnetismo está en los pesos pesados de los que se desconoce qué presencia tendrán en el futuro próximo. Esa mesa chica apuntada por sacudir los cimientos de la selección y de la que no hay más rastros que las suposiciones. En plena acción en Córdoba, el gol de Funes Mori convivió en las redes sociales con la visita de Messi al restaurante de lujo del chef Salt Bae, en Dubai. De más está decir qué tuvo más repercusión. Porque esta Argentina renovada también tiene un poco de eso: transita el difícil camino de no contar con una estrella de escala global. Después del golpe en Rusia, la tarea no es vivir sin Messi, es verle la cara a lo terrenal, a enfrentarse a sobrevivir sin él.

Opinión publicada el 17 de noviembre de 2018 en LA NACION
Sobrevivir a Messi: esa es la cuestión Sobrevivir a Messi: esa es la cuestión Reviewed by Javier Saul on 12:52 Rating: 5
Booking.com
Con la tecnología de Blogger.